CAPÍTULO VI


02 b Hattie McDaniel en Lo que el viento se llevó
La cabaña del tío Tom por Harriet Beecher Stowe (1811-1896)

EL DESCUBRIMIENTO

Los señores Shelby no se durmieron enseguida después de su dilatada conversación de la noche anterior y, en consecuencia, se levantaron algo más tarde de lo normal por la mañana.

––Me pregunto qué estará haciendo Eliza ––dijo la señora Shelby, después de tocar el timbre repetidas veces sin obtener respuesta.

pgn396cEl señor Shelby estaba de pie ante el espejo del tocador afilando su navaja cuando se abrió la puerta y entró un muchacho de color con el agua para que se afeitara.

––Andy ––dijo su ama––, acércate a la puerta de Eliza y dile que la he llamado tres veces. ¡Pobrecita! ––añadió suspirando para sus adentros.

Andy regresó inmediatamente con los ojos muy abiertos por el asombro.

––¡Cielos, señora! Los cajones de Lizy están todos abiertos y sus cosas todas tiradas por ahí. ¡Creo que se ha largado!

El señor Shelby y su esposa se dieron cuenta de la verdad en el mismo instante. Él exclamó:

––Entonces es que sospechaba algo y se ha marchado.

––¡Gracias a Dios! ––dijo la señora Shelby––. Espero que así sea.

––¡Hablas como una loca, esposa! Estaré en un buen apuro si se ha marchado. Haley se dio cuenta de que vacilaba al venderle a este niño, y creerá que lo he planeado yo para quitarlo de en medio. ¡Empañará mi honor! ––y el señor Shelby salió apresuradamente de la habitación.

eliza-sobre-escritos-y-pinturas-juan-carlos-boveriDurante un cuarto de hora, hubo carreras de aquí para allá, exclamaciones, puertas que se abrían y cerraban y rostros de todos los colores asomándose por todas partes. Sólo una persona, que hubiera podido esclarecer los hechos, se quedó callada: la cocinera jefe, tía Chloe. En silencio y con una turbia nube ensombreciendo sus facciones generalmente alegres, seguía con la preparación de las galletas del desayuno como si no oyera ni viera nada del bullicio de su alrededor.

Poco después, una docena de diablillos se posaron como cuervos en la barandilla del porche, cada uno empeñado en ser el primero en dar parte de su desgracia al nuevo amo.

––Estará furioso, apuesto lo que sea ––dijo Andy.

––¡Lo que va a renegar! dijo el pequeño y negro Jake.

––Sí, porque ya lo creo que le gusta renegar ––dijo Mandy, la de los rizos––. Lo oí ayer en la cena. Lo oí todo entonces, pues me metí en el armario donde guarda el ama las jarras grandes y oí cada palabra ––y Mandy, que en su vida había pensado en lo que significaba cada palabra que oía más que si fuera un gato negro, adoptó un aire de sabiduría superior y se pavoneaba por ahí, olvidando añadir que, aunque se encontraba realmente enroscada entre las jarras a la hora mencionada, estuvo profundamente dormida todo el tiempo.

hqdefault.

Cuando por fin apareció Haley con sus botas y sus espuelas, le llovieron las malas noticias de todas partes. No decepcionó a los bribonzuelos del porche, que esperaban oírlo «renegar», al hacerlo con una fluidez y un calor que deleitaron a todos sobremanera, mientras saltaban de un lado a otro fuera del alcance de su fusta; y, todos gritando, se desplomaron en un revoltijo de risotadas sobre el marchito césped de debajo del porche, donde patalearon y dieron voces hasta hartarse.

––¡Si pudiera coger a esos pequeños diablos! ––murmuró Haley entre dientes.

––¡Pero no nos puede coger! ––dijo Andy con un aspaviento de triunfo, dirigiendo una sarta de muecas indescriptibles a la espalda del desgraciado tratante, fuera ya del alcance de sus oídos.

––¡Vaya, Shelby, es un asunto extraordinario! ––dijo Haley, entrando bruscamente en el salón––. Parece ser que se ha escapado esa muchacha con su hijo.

––Señor Haley, se halla presente la señora Shelby––dijo el señor Shelby.

––Le ruego me perdone, señora ––dijo Haley, con una pequeña reverencia, el ceño aún fruncido––; pero digo, como ya he dicho, que es un asunto extraño. ¿No es verdad, señor?

––Señor, si quiere usted comunicarse conmigo, debe guardar las formas de un caballero. Andy, llévate el sombrero y la fusta del señor Haley. Tome asiento, señor. Sí, señor; lamento decir que la joven, alterada al enterarse directa o indirectamente de este asunto, ha cogido a su hijo durante la noche y se ha marchado.

––Tengo que decirle que esperaba recibir un trato justo en este caso ––dijo Haley.

––Bien, señor ––dijo el señor Shelby, volviéndose bruscamente hacia él––, ¿cómo debo interpretar ese comentario? Si cualquier hombre cuestiona mi honor, sólo le puedo dar una respuesta.

figitivos-sobre-escritos-y-pinturas-juan-carlos-boveriEsto azoró un poco al comerciante, que dijo con un tono de voz algo más bajo que «era condenadamente injusto embaucar a un hombre que ha hecho un trato correcto».

––Señor Haley ––dijo el señor Shelby––, si no creyera que tiene motivos para sentirse decepcionado, no habría tolerado la manera descortés en que ha entrado en mi salón esta mañana. Sin embargo, le diré lo siguiente, puesto que lo requieren las apariencias: no permitiré que haga ninguna insinuación sobre mí, como si fuera cómplice de cualquier injusticia en este asunto. Además, me siento obligado a proporcionarle toda la ayuda que pueda en cuanto al uso de caballos, sirvientes, etc., para que recupere su propiedad. Así que, en resumidas cuentas, Haley ––dijo, cambiando de pronto su tono de frialdad mesurada por el habitual de cordial franqueza––, lo mejor que puede hacer es mantener el buen humor y desayunar, y ya veremos lo que podemos hacer.

En esto se levantó la señora Shelby y dijo que sus compromisos impedían que pudiera estar presente en la mesa del desayuno aquella mañana; delegó en una mulata muy respetable para que le sirviera el café al caballero desde el aparador, y salió de la habitación.

––A su vieja no le cae muy bien este su humilde servidor ––dijo Haley, en un torpe intento de mostrarse campechano.

––No estoy acostumbrado a que hablen de mi esposa con semejante libertad ––dijo secamente el señor Shelby.

––Perdón, perdón, sólo bromeaba ––dijo Haley, con una risa forzada.

––Algunas bromas son menos agradables que otras ––replicó Shelby.

«Se siente condenadamente libre, ahora que he firmado aquellos papeles, ¡maldita sea su estampa!», murmuró Haley para sí, «se ha crecido mucho desde ayer».

1La caída de un primer ministro en la corte nunca provocó ondas de reacción más grandes que la noticia de la suerte de Tom entre sus iguales de la finca. Era el tema de conversación que estaba en boca de todos, y no se hacía nada en la casa o en el campo sino discutir el probable resultado. La huida de Eliza ––un hecho sin precedentes en el lugar también contribuía a estimular la excitación general.

El negro Sam, como se le solía llamar por ser unos tres tonos más negro que ningún otro hijo de ébano del lugar, daba vueltas al asunto en todas sus fases y desde todos los puntos de vista, con un alcance de visión y un esmero por cuidar de su propio bienestar dignos del mejor patriota blanco de Washington.

«No hay mal que por bien no venga, ésa es la verdad», sentenció Sam, subiéndose más los pantalones y colocando hábilmente un largo clavo en lugar del botón que faltaba en sus tirantes, operación de genialidad mecánica que pareció encantarle. «Sí, sí, no hay mal que por bien no venga», repitió. «Bien, si Tom ha caído, queda sitio para que suba otro negro, y ¿por qué no este negro? Esa es la idea. Tom va cabalgando por el país con las botas limpias y un pase en el bolsillo, tan elegante como Cuffee , pero ¿quién es? Ahora, ¿por qué no puede hacerlo Sam? Eso es lo que yo quisiera saber.»

––¡Sam, eh, Sam! El amo quiere que prepares a Bill y Jerry ––dijo Andy, interrumpiendo el soliloquio de Sam.

––¿Eh? ¿Qué pasa ahora, hijo?

––Pues supongo que no estás enterado de que Lizy se ha largado con su hijo.

––¡Cuéntaselo a tu abuela! ––dijo Sam con un desprecio infinito––; si lo sabía yo bastante antes que tú; este negro no se chupa el dedo, ¿qué te crees?

––De todas formas, el amo quiere que aparejes a Bill y Jerry, y que tú y yo vayamos con el señor Haley a buscarla.

––¡Bien, así se hacen las cosas! ––dijo Sam––. Hay que acudir a Sam para estos menesteres. Él es el negro apropiado. A que la cojo yo; ¡ya verá el amo de lo que es capaz Sam!

––Pero, Sam, más vale que te lo vuelvas a pensar, porque el ama no quiere que la cojan, y te despellejará.

––¡Caramba! ––dijo Sam, abriendo mucho los ojos––. ¿Cómo lo sabes?

Uncle Tom's beating––Se lo he oído decir esta bendita mañana al llevarle al amo el agua para afeitarse. Me ha mandado ir a ver por qué no había ido Lizy a vestirla, y cuando le he dicho que se había marchado, se ha levantado y ha dicho simplemente: «Dios sea alabado»; y el amo parecía estar furioso de verdad y le ha dicho: «Esposa, hablas como una loca.» ¡Pero, señor, señor, ella le convencerá! Sé bien lo que pasará. Siempre es mejor estar de parte de la señora, te lo digo con conocimiento.

Al oír esto, el negro Sam se rascó el cuero cabelludo que, si no contenía gran sabiduría, sí contenía gran cantidad de una cualidad muy apreciada por los políticos de todas las inclinaciones, llamada vulgarmente «saber lo que a uno le conviene», por lo que se detuvo a pensar muy serio y volvió a tirar de sus pantalones, que era el método habitualmente adoptado por él para aclarar sus dudas mentales.

––Nunca se puede saber nada seguro sobre ninguna cosa de este mundo ––dijo por fin.

Sam habló como un filósofo, enfatizando este como si hubiera tenido gran experiencia en diferentes tipos de mundos, por lo que sacaba sus conclusiones con conocimiento de causa.

––Yo habría estado seguro de que el ama hubiera movido cielo y tierra para encontrar a Lizy––añadió, pensativo, Sam.

––Así es dijo Andy––; pero, ¿es que no ves tres en un burro, negro negrísimo? El ama no quiere que el señor Haley se lleve al hijo de Lizy, eso es lo que pasa.

julio 1937 13 años Georgia––¡Vaya! ––dijo Sam, con una entonación inenarrable, conocida sólo por los que la han oído utilizar entre los negros.

––Y te diré más ––dijo Andy––; creo que debes darte prisa en aparejar esos caballos, pero mucha prisa, porque he oído al ama preguntar por ti, así que ya has perdido bastante tiempo.

Al oír esto, Sam empezó a moverse con gran ahínco, y apareció al poco rato, dirigiéndose gloriosamente hacia la casa como un tomado, con Bill y Jerry al galope; luego, saltando hábilmente a tierra antes de que ellos tuvieran intención de detenerse, los hizo parar en el apeadero. El caballo de Haley, que era un potro espantadizo, reculaba y brincaba y tiraba fuertemente del cabestro.

––¡So, so! dijo Sam––, conque asustado, ¿eh? ––y se iluminó su negro rostro con un extraño brillo travieso––. ¡Ya te arreglaré yo! ––dijo.

Había un gran haya dando sombra al lugar y muchos pequeños hayucos afilados y triangulares yacían dispersos por el suelo. Con uno de ellos entre los dedos, se acercó Sam al potro y le dio palmadas y golpecitos, aparentemente empeñado en calmar su excitación. Fingiendo ajustar la silla, deslizó debajo hábilmente el hayuco puntiagudo, de tal manera que el menor peso sobre ella molestaría la sensibilidad nerviosa del animal sin dejar ningún roce ni herida perceptible.

––¡Ya está! ––dijo, girando los ojos con una sonrisa de aprobación––; ¡ya lo he arreglado!

p168tb9rnv2u9ou8ste12l63u02En este momento, apareció la señora Shelby en el balcón, haciéndole un gesto de que se acercara. Sam se aproximó, tan empeñado en medrar como cualquier aspirante a un puesto vacante en Washington.

––¿Por qué holgazaneas de esa manera, Sam? He mandado a Andy a decirte que te dieras prisa.

––¡El Señor la bendiga, señora! ––dijo Sam––, los caballos no se dejan coger en un minuto; ¡se habían alejado hasta la dehesa sur y Dios sabe adónde!

––Sam, ¿cuántas veces te he de decir que no digas «El Señor la bendiga» y «Dios sabe» y esas cosas? Es perverso.

––¡Ay, el Señor tenga piedad de mi alma, se me ha olvidado! No diré nada parecido en adelante.

––Pero, Sam, si acabas de hacerlo de nuevo.

––¿Sí? ¡Ay, Señor! Quiero decir… no he querido decirlo.

––Debes tener cuidado, Sam.

––Espere usted que recupere el aliento, señora, y lo haré bien. Tendré mucho cuidado.

––Bien, Sam, has de ir con el señor Haley, para mostrarle el camino y ayudarle. Cuida de los caballos, Sam; sabes que Jerry cojeaba un poquito la semana pasada; no dejes que vayan demasiado deprisa.

La señora Shelby dijo las últimas palabras con voz queda y gran énfasis.

––¡Puede confiar en este chico! ––dijo Sam, girando los ojos con un gesto cargado de intención––. ¡El Señor lo sabe! ¡Vaya! ¡No he dicho eso! ––dijo boqueando de repente con un ridículo ademán de aprensión que hizo reír a su ama a su pesar––. Sí, señora, cuidaré de los caballos.

––Ahora, Andy ––dijo Sam, volviendo a su puesto bajo los hayas––, no me sorprendería nada que el animal de este caballero se encabrite luego, cuando lo monte. Sabes, Andy, los animales hacen estas cosas y Sam dio un codazo a Andy en un costado con un gesto lleno de intención.

––¡Vaya! ––dijo Andy, con aspecto de haberle comprendido en el acto.

––Sí, verás, Andy, el ama quiere ganar tiempo ––eso está claro para cualquier observador. Yo sólo gano un poco por ella. Ahora, pues, suelta a todos aquellos caballos y déjalos corretear a sus anchas alrededor de éstos y hasta el bosque, y creo que el señor no se marchará demasiado deprisa.

Andy sonrió de oreja a oreja.

––Verás ––dijo Sam––, verás, Andy, si algo ocurriera como que el caballo del señor Haley empezase a actuar de forma extraña y dar guerra, tú y yo simplemente soltamos los nuestros para ayudarle, ¡y le ayudaremos, ya lo creo que sí! ––y Sam y Andy echaron hacia atrás las cabezas y soltaron una carcajada grave y descomedida, chasqueando los dedos y dando saltitos encantadísimos.

En este momento, apareció Haley en el porche. Algo apaciguado por unas tazas de excelente café, salió sonriendo y charlando, con el humor bastante recuperado. Sam y Andy, levantando unas maltrechas hojas de palmera que solían llevar a guisa de sombreros, se fueron corriendo al apeadero para estar a punto para «ayudar al señor».

La hoja de palmera de Sam se había desembarazado de cualquier intento de parecer entretejida en la zona del ala; y las mechas, separadas y tiesas, le conferían una flamante apariencia de libertad y rebeldía, digna de la de cualquier jefe fiyiano; mientras que, al haberse desprendido el ala entera de la de Andy, éste se encasquetó la copa con un golpe experto y un aire de satisfacción como diciendo: «¿Quién dice que yo no tengo sombrero?»

––Bien, muchachos ––dijo Haley––, espabilaos, que no hay tiempo que perder.

––Claro que no, señor ––dijo Sam, acercándole a Haley las riendas mientras le sujetaba el estribo, a la vez que Andy desataba los otros dos caballos.

En el mismo instante en que. Haley tocó la silla, el brioso animal dejó el suelo con un brinco repentino que dejó tendido al amo, a unos pies de distancia, sobre el césped blando y seco. Sam, exclamando frenéticamente, se lanzó a cogerle las riendas, pero sólo consiguió que el susodicho sombrero flamante rozara los ojos del caballo, cosa que no ayudó a aplacarle los nervios. Así que derribó a Sam con gran vehemencia y, soltando un par de resoplidos, movió los pies en el aire y se alejó haciendo cabriolas al otro extremo del césped, seguido por Bill y Jerry, que Andy no había olvidado soltar, según lo acordado, sino que los espantaba con varias exclamaciones tremendas. Siguió una escena de confusión miscelánea. Sam y Andy corrían y voceaban, los perros ladraban aquí y allá, y Mike, Mose, Mandy, Fanny y todos los especímenes menores del lugar, tanto masculinos como femeninos, correteaban, batían palmas, vitoreaban y chillaban con terrible oficiosidad e inagotable energía.

la-cabana-del-tio-tom-de-enriqueta-beecher-stowe-1946-circa-13679-MLA87762862_6973-OEl caballo de Haley, que era blanco y muy rápido y animoso, pareció adoptar el espíritu de la ocasión con gran entusiasmo, y, disponiendo para la cacería de un césped de casi media milla de extensión, rodeado por todas partes de tupido bosque, parecía deleitarse sobremanera permitiendo que sus perseguidores se acercasen y, cuando estaban a punto de cogerlo, se alejaba con un salto y un relincho para adentrarse en algún recoveco del bosque. Nada había más lejos de la intención de Sam que dejar prender a alguno de la recua hasta que a él le pareciese el momento idóneo, y los esfuerzos que hacía eran, sin duda, heroicos. Como la espada de Ricardo Corazón de León, que siempre resplandecía en la línea de combate más reñida, la hoja de palmera de Sam se veía en todos los sitios donde menos posibilidad había de coger un caballo; allí se lanzaba a toda velocidad gritando: «Ahora sí; ¡lo he cogido, lo he cogido!», de tal manera que producía un alboroto indiscriminado en el acto.

Haley corría arriba y abajo, porfiando y blasfemando y pateando a la vez. El señor Shelby intentaba en vano gritar instrucciones desde el porche, y la señora Shelby se reía y se admiraba alternativamente desde su balcón, con alguna sospecha en tomo a la causa de tanta confusión.

Por fin, alrededor de las doce, apareció triunfante Sam montando a Jeny, con el caballo de Haley a su lado, bañado en sudor pero con los ojos llameantes y los belfos dilatados, en señal de que no se había aplacado del todo su espíritu de libertad.

––¡Está cogido! ––exclamó triunfante––. De no ser por mí, todos hubieran reventado; ¡pero yo lo he cogido!

––¡Tú! ––rezongó Haley, de un humor de perros––. De no ser por ti, esto no hubiera ocurrido.

––¡Que el Señor nos ampare, señor! ––dijo Sam, con voz de gran preocupación––, ¡si no he parado de corretear y acosar hasta que estoy hecho un mar de sudor!

––¡Vaya, vaya! ––dijo Haley––, me has hecho perder casi tres horas con tus tonterías. Vámonos ya, sin más pérdida de tiempo.

––Pero, señor––dijo Sam con tono suplicante––, creo que pretende matarnos a todos, caballos incluidos. Aquí estamos a punto de desfallecer, y todos los animales bañados en sudor. No pensará el señor salir hasta después de comer. El caballo del señor necesita un cepillado, mire cómo se ha manchado, y Jerry está cojo; no creo que la señora permita que salgamos de esta manera, de ningún modo. ¡Que el Señor le bendiga, señor! Podremos alcanzarla aunque paremos. Lizy nunca ha sido gran cosa caminando.

La señora Shelby, que había oído esta conversación desde el porche con gran diversión, decidió aportar su grano de arena. Se aproximó y, expresando cortésmente su preocupación por el accidente de Haley, le instó a que se quedara a comer, diciendo que la cocinera serviría la comida inmediatamente.

Así, después de sopesarlo todo y un poco a regañadientes, Haley se dirigió al salón, mientras Sam, girando los ojos con un significado inefable, se dirigió gravemente a los establos con los caballos.

––¿Lo has visto, Andy? ¿Lo has visto? ––preguntó Sam, una vez que estuvieron más allá de la protección del granero y hubo atado el caballo a un poste––. Oh, Señor, si era tan bueno como una reunión verlo bailando y pateando e insultándonos. ¡Cómo lo he oído! Tú porfía, viejo (decía yo para mí); ¿quieres tener tu caballo ahora, o esperarás hasta cogerlo? (decía yo). Dios, Andy, creo verlo todavía ––y Sam y Andy se apoyaron en el granero y se rieron hasta hartarse.

––Tendrías que haberle visto la cara furiosa, cuando le he traído el caballo. Oh, Señor, me hubiera matado, si se hubiera atrevido; y ahí estaba yo, tan inocente y humilde.

––Señor, si te he visto ––dijo Andy–– eres todo un caso, ¿verdad, Sam?

––Creo que lo soy ––dijo Sam––. ¿Has visto al ama arriba en la ventana? La he visto reírse.

––Pues yo corría tanto que no he visto nada ––dijo Andy.

––Bueno, verás ––dijo Sam, empezando a lavar el caballo de Haley con gran seriedad––, yo he adquirido lo que se podría llamar el hábito de la oservación, Andy. Es un hábito muy importante; y te recomiendo que lo cultives, ahora que eres joven. Levántame esa pata trasera, Andy. Verás, Andy, la oservación es importantísima para los negros. ¿No me he dado cuenta de lo que pasaba esta mañana? ¿No me he dado cuenta de lo que quería el ama, aunque ella no lo dejó entrever? Eso es oservación, Andy. Creo que se puede llamar un don. Los dones son diferentes en las diferentes personas, pero cultivarlos ayuda mucho.

––Creo que si yo no te hubiese ayudado en tu oservación esta mañana, no lo hubieras visto tan claro ––dijo Andy.

––Andy ––dijo Sam––, eres un muchacho prometedor, no hay duda. Tengo una gran opinión de ti, Andy; y no me da ninguna vergüenza cogerte las ideas. No debemos menospreciar a nadie, Andy, porque hasta el más listo tropieza a veces. Así que vamos a la casa ahora, Andy. Estoy seguro de que el ama nos dará algo especialmente bueno de comer esta vez.

Fuente: http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/otrosAutoresdelaliteraturauniversal/HarrietBeecherStowe/Lacabanadeltiotom/capituloVI.asp

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios