Predicador Le Carré


El ojo y la lupa

Acabada la Guerra Fría, y contra todo pronóstico, John le Carré no pasó a situación de retiro, sino que se recicló hasta convertirse en un activista implacable contra los abusos de gobiernos y grandes corporaciones que controlan el mundo a costa del bienestar, la salud y la vida de los más desfavorecidos. Con su lealtad a las personas más que a las ideas, el desencantado Smiley era una anomalía en el Circus, trasunto del MI-6 briránico, cuando se las tenía que ver con Karla, su contrapunto en el KGB soviético. Con el Muro de Berlín convertido en escombros, Le Carré profundizó en su actitud ética hasta convertirse en un predicador que clama en el desierto con perseverancia, aunque sin éxito.

Sigue Leyendo

Anuncios