El Lazarillo de Tormes (Anónimo)


el-lazarillo-de-tormes

GUÍAS DE LECTURA

PORTADA+LAZARILLO

– Lectura completa del libro. Pincha AQUÍ

“Escenas de El Lazarillo de Tormes”: Se trata de un LIM de Manuel Guerrero en el que se repasa el argumento de la obra recordando algunas de las escenas más conocidas. Termina con una serie de actividades sobre la novela picaresca y sobre el libro


PRIMERA NOVELA MODERNA

La importancia de esta novela breve, titulada “Vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades”, no consiste solo en haber iniciado el género picaresco sino en que con ella empieza la NOVELA MODERNA.
Hasta el Lazarillo los relatos presentaban a un héroe adulto (un caballero o un señor consagrado a la vida pastoril, un príncipe, etc.) entre los que destacaba el hecho de que ese héroe anterior generalmente noble su personalidad se mantenía inalterable, no cambiaba su forma de ser y, por lo tanto, por muchas aventuras que tuviese, no observamos en él ninguna transformación importante de su personalidad. Estos relatos no son modernos..

el_lazarillo_de_tormes_de_goya.revistaEsta obra narra la historia de un personaje (no noble) desde su niñez, para que entendamos por qué, en el último capítulo, ha caído en el deshonor. De esta manera, ese personaje (por primera vez un protagonista pobre y miserable) es, en cada momento, una consecuencia de lo que ha vivido. No podríamos comprender cómo piensa y actúa en un capítulo sin saber qué le ha sucedido en el anterior y en los anteriores. Este es un RASGO NOVELESCO MODERNO.

1- Publicación de “El Lazarillo de Tormes”

En 1554 se publicaron simultáneamente cuatro ediciones de la obra, sin nombre de autor, en Burgos, Alcalá, Amberes y Medina del Campo (el único ejemplar de la edición de Medina del Campo se encontró en 1992, oculto en una pared, en Barcarrota, Badajoz). Tuvo un éxito fulminante, a pesar de que muy pronto, en 1559, fue prohibida por la Inquisición. Sin embargo, continuó leyéndose porque entraban en España muchos ejemplares impresos en el extranjero.

2- Autor.

Aunque mucho se ha escrito sobre su autoría e incluso hay eruditos que dicen haber desentrañado tal misterio, es lógico comprender, una vez leída la obra, como en la España del siglo XVI, nadie quisiera asumir la autoría de la novela, toda vez que no deja muy bien parados a los estamentos del momento especialmente a la Iglesia.De hecho, su lectura estuvo prohibida por la Inquisición.La figura del pícaro aparece como la de un personaje que de manera sutil y habilidosa, consigue procurarse la comida para vivir el día a día, nunca usa su astucia para otros fines que no sean los de buscarse el sustento, lo que lo convierte en una figura hasta cierto punto entrañable.Esta novela se ha convertido en un clásico y en una lectura imprescindible.
Como curiosidad, debéis saber que a las personas o a los perros que acompañan a los ciegos, se les denomina lazarillos, precisamente por uno de los episodios de la novela, en el que Lázaro sirve de guía de un ciego.

lazarillo3- Estructura de la novela.
Lázaro de Tormes narra su vida, desde que nace en Tejares (Salamanca) hasta que ejerce el oficio de pregonero en Toledo. La obra está dividida en un prólogo y siete tratados.

PRÓLOGO:

La obra comienza con un prólogo en que Lázaro de Tormes, pregonero de Toledo, dirigiéndose a un desconocido “vuestra merced”, confiesa su decisión de alcanzar fama contando su vida entera, para que sirva de ejemplo de cómo, con voluntad, se puede salir adelante (se trata de un prólogo sarcástico en el que se burla del afán de alcanzar la fama: hasta la pretende él, que ha llegado al poco envidiable oficio de pregonero y al estado de marido deshonrado).
Los tres primeros tratados están unidos por el tema del hambre:
TRATADO I: El protagonista sirve a un ciego tacaño y mezquino, a quien tiene que engañar para poder comer. Al entrar a servirle es un niño inocente, pero a su lado aprende toda suerte de malicias, y cuando lo abandona sabe ya más tretas. Recordar los siguientes episodios con el ciego: episodio del toro de piedra; episodio de la jarra de vino; episodio de las uvas; episodio de la longaniza, episodio final de la venganza de Lazarillo.
TRATADO II: En este tratado, Lázaro sirve al cura de Maqueda (Toledo), un clérigo avariento que lo mata de hambre y a quien tiene que robar los panes que le daban los fieles cristianos, sobre todo Lázaro los roba con gran ingenio (episodio del arca y la llave, la falsa culebra, los garrotazos finales). Este clérigo es, pues, peor amo que el ciego; y Lázaro critica así en su relato la avaricia de algunos clérigos y su inhumanidad.
TRATADO III: Cuando ya parecía que no cabía más ruindad, Lázaro sirve a un escudero (un hidalgo sin fortuna) en cuya casa no hay absolutamente nada; pero este hidalgo lo trata bien, frente a la crueldad que mostraron con él los dos primeros amos. Lázaro, en este tercer tratado, siente piedad por el escudero y mendiga para alimentarlo (de esta manera queda ridiculizado en la obra el orgullo de quienes aparentaban ser de casta superior y eran, en realidad, unos pobretes). Pero, además, este tratado, el más importante de todos, permite contemplar el sentimiento de humana solidaridad que mueve a Lázaro, en contraste con la presunción de aquel hidalgo fantasmón.

esp_xix43
TRATADO IV: El tiempo pasa, Lázaro va creciendo, y ya no sufre hambre con el cuarto amo. Este tratado es brevísimo: un apunte anticlerical que toca el tema de la homosexualidad.
TRATADO V: En este tratado, Lázaro no actúa como protagonista, sino que se limita a contemplar, asombrado, cómo un eclesiástico, vendedor de bulas (privilegios que el Papa concedía a quienes las compraban; eran como certificados que, por ejemplo, permitían comer carne a los cristianos en períodos no permitidos; estaban, supuestamente, firmadas por el Papa) engaña a unos incultos y crédulos aldeanos. Harto de ambos amos, Lázaro los abandona cuando se cansa de ellos. De esta manera continúa la crítica anticlerical.
TRATADO VI: También muy corto, habla de su servicio a un maestro de pintar panderos. También sirve Lázaro en este tratado a un capellán, que lo empleaba como aguador. Con este último ahorra sus primeros dineros, que emplea para comprarse unas ropillas que mejoren su aspecto. Lázaro, pues, empieza a situarse en el mundo de los que aspiran a ser algo.
TRATADO VII: Por fin, tras servir como auxiliar de un alguacil (oficio que deja pronto por considerarlo peligroso), obtiene el cargo de

PREGONERO REAL. Ahora lo protege un ARCIPRESTE, que lo casa con una criada suya que era su amante; esto da mucho que hablar en Toledo (el CASO que se comenta en el prólogo y al final del libro).
Su largo “aprendizaje” (aprendizaje de la vida) ha terminado: ya puede aceptar la deshonra como una especie de triunfo.
Si nos fijamos bien, toda la obra muestra el cumplimiento de una profecía: el ciego, en el tratado I, episodio de la jarra de vino, dice a Lázaro. “Yo te digo […] que si un hombre en el mundo ha de ser bienaventurado con vino, que serás tú”. Y, efectivamente, Lazarillo alcanza su “ventura” cuando conoce al arcipreste de San Salvador, cuyos vinos pregonaba por Toledo para venderlos (tratado VII).
4- Características de la obra
Es la primera novela picaresca de la literatura española y sirvió de modelo al resto de novelas picarescas que se publicaron a lo largo de la segunda mitad del s. XVI y s. XVII. Tiene las siguientes características:

El relato es autobiográfico.
La narración sigue un orden cronológico.
Todas estas novelas son un viaje en un doble sentido: real por pueblos y ciudades y figurado a través de la vida.

El personaje es un pícaro:

Es de clase social baja, casi un delincuente.
Es un vagabundo y cambia continuamente de amo.
Se mueve inducido por el hambre.
Busca la manera de mejorar de vida y ascender socialmente.
Es un antihéroe, carece de ideales. Se mueve sólo por dinero no por honor

4- Significado de la obra
Toda la obra gira en torno a dos temas:
a)- Fuerte crítica a la corrupción de la Iglesia. De los siete amos de lázaro, cinco pertenecen alámbito dela Iglesia. A través de ellos denuncia la lujuria (el Arcipreste), la avaricia (el cura de Maqueda), los engaños y falsedades (el buldero), las desigualdades sociales, el abuso de poder, …
b)- La honra, el honor: Denuncia como a la sociedad sólo le preocupan las apariencias, el qué dirán (el escudero) y la limpieza de sangre sin valorar al individuo.

5- Lenguaje de la obra
En cuanto a la técnica empleada, se ha de destacar el hecho de articular los episodios a través del hilo conductor de la vida del pícaro. La ironía y el diálogo son dos de los recursos más empleados para desarrollar el argumento y expresar la crítica en el libro. El lenguaje refleja con exactitud la imagen de un muchacho analfabeto, propio de la época (grosero estilo).

 

Fuente: http://contramaslohago.wikispaces.com/EL+LAZARILLO+DE+TORMES

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios