Infierno – Canto XVI…


G. Stradano, Los tres sodomitas florentinas (1587)

G. Stradano, Los tres sodomitas florentinas (1587)

¡Ay, qué heridas vi ‘a sus miembros,
Reciente y antigua por las llamas quemaron!
Incluso los hombres tristeza, Que me ‘, pero para recordar …

‘Las nuevas personas y de las ganancias súbitas
El orgullo y la extravagancia han generado,
Fiorenza, en vosotros, sí que weep’st en ellas ya! ‘…

Él me dijo: ‘Pronto habrá alza
Lo que yo espero, y lo que tu pensamiento es soñar;
Eso a usted pronto debe enfrentarse scovra ‘…

Sigue Leyendo

Anuncios

El Valle de los Reyes – de Christian Jacq


El Valle de los ReyesVolvemos a la historia tras un largo periplo de reseñas de fantasía y alpinismo, aunque no a la novela. El Valle de los Reyes de Christian Jacq es una obra narrativa de divulgación que nos cuenta como fueron desvelándose los misterios del Valle de los Reyes en orden cronológico.

Supongo que existen mil y una maneras de enfocar un libro centrado en la historia, en un extremo podría estar el excelso Javier Negrete que siempre trata de hacer amena la lectura y va ofreciendo al lector incontables anécdotas que logran convertir la lectura en un hermoso pasatiempo (en absoluto exento de fidelidad a la historia.) La otra escribir un tocho de historia a la antigua usanza solo apto para los mas eruditos, entre medias podría estar Christian Jacq aunque más alejado del escritor español de lo que sería deseable.

Sigue Leyendo

Los rituales del dolor…


138473623-jpg_202455
Unos, como los miembros de una secta cristiana que literalmente se crucificaban, usan el dolor como forma de sacrificio y penitencia, o bien como muestra de la capacidad que tienen para entregarse a la adoración de su Dios; otros, como los santones de la India que se cuelgan (en palos giratorios) de la espalda incrustándose ganchos, consideran al dolor como una vía para trascender al cuerpo y alcanzar la iluminación.

Sigue Leyendo

EL DESASTROSO ENCUENTRO DE PROUST Y JOYCE EN PARÍS


 

La madrugada del 19 de mayo de 1922 Marcel Proust y James Joyce se conocieron en una cena que tuvo lugar en una habitación privada del Hotel Majestic, en País, y en la que también coincidieron Pablo Picasso e Ígor Stravinsky. La velada, descrita por Craig Brown en su libro Hello Goodbye Hello, había sido organizada por el matrimonio de mecenas británicos Sydney y Violet Schiff para celebrar el estreno de la ópera balletRenard, con música del propio Stravinsky, en el Teatro de la Ópera. Los Schiff, que llevaban ya algún tiempo planeando reunir a los que ellos consideraban como los mayores artistas vivos en distintos ámbitos, tuvieron que ser especialmente cuidadosos para lograr la asistencia de Proust, porque el escritor francés, que en aquel momento acababa de publicar Sodoma y Gomorra, era poco dado a este tipo de celebraciones

Originalmente publicado en rememorandolahistoria.blogspot.com.es